Niños Pequeños y Mordeduras: Buscando la Respuesta Correcta

Niños Pequeños y Mordeduras: Buscando la Respuesta Correcta

pasted image 0.png

Hacer todo lo posible para comprender la causa subyacente de la mordedura le ayudará a desarrollar una respuesta efectiva. Los niños muerden para enfrentar un desafío o satisfacer una necesidad.



En este recurso



Morder es un comportamiento muy común entre los niños pequeños, lo que significa que hay muchos padres preocupados por ahí. Usted no está solo. Lo bueno es que hay mucho que los padres y cuidadores pueden hacer para reducir y, en última instancia, eliminar las mordeduras.

Para preparar el terreno para abordar este desafío de manera efectiva, evite llamar o pensar en su hijo como un "mordedor" y pídale a otros que no usen este término. Etiquetar a los niños en realidad puede llevarlos a asumir la identidad que se les asignó, lo que puede intensificar el comportamiento de morder en lugar de eliminarlo.

Avergonzar y castigar severamente no reducen las mordeduras.

Los niños muerden para enfrentar un desafío o satisfacer una necesidad. Por ejemplo, su hijo podría estar mordiendo para expresar un sentimiento fuerte (como frustración), comunicar una necesidad de espacio personal (tal vez otro niño está demasiado cerca) o para satisfacer una necesidad de estimulación oral. El hacer todo lo posible para comprender la causa subyacente de la mordedura lo ayudará a desarrollar una respuesta efectiva. Esto hace que sea más probable que tenga éxito en eliminar el comportamiento.

¿Por qué muerden los niños pequeños?

Existen diversas razones por las cuales los niños pequeños podrían morder. Algunas se encuentran en la lista que se proporciona a continuación. Si usted cree que una de estas razones la que está orillando a su hijo a morder, lea las estrategias específicas de cómo responder. mas adelante en el articulo. Es probable que los niños pequeños muerdan si:

  • Carecen de las habilidades de lenguaje que necesitan para expresar necesidades importantes o sentimientos fuertes como enojo, frustración, alegría, etc. La mordedura es un substituto para los mensajes que todavía no puede expresar con palabras como: Estoy muy enojado contigo, estás parado muy cerca de mí, estoy muy emocionado o quiero jugar contigo. 

  • Se encuentran agobiados con los sonidos, luces o nivel de actividad en su entorno. 

  • Están experimentando para ver qué sucede. 

  • Necesitan más tiempo de juego activo.

  • Están excesivamente cansados

  • Se encuentran en la etapa de dentición

  • Tienen una necesidad de estimulación oral

¿Qué Puedo Hacer para Prevenir Mordeduras?

Preguntas a Considerar

Al observar a su hijo mientras juega, usted puede anticipar cuando va a ocurrir una mordedura. Las preguntas a continuación pueden guiarle para identificar los tipos de situaciones que frecuentemente llevan a los niños a morder:

  1. ¿Qué sucedió justamente antes de la mordida?

  2. ¿Con quién estaba jugando su hijo?

  3. ¿A quién mordió? ¿Siempre muerde al mismo niño, o a uno diferente cada vez?

  4. ¿Qué estaba haciendo su hijo?

  5. ¿Dónde estaba su hijo?

  6. ¿Quién estaba cuidando a su hijo?

Estrategias para Evitar Mordeduras

Si usted ve a su hijo a punto de morder, usted puede:

1. Distraer a su hijo con un libro o un juguete. Sugiera mirar a través de la ventana o ir a dar un paseo a otra habitación o al exterior. La meta es reducir la tensión y cambiar la atención de su hijo.

Cuando los padres cambian su enfoque y energía hacia niño que recibió la mordedura, ellos comunican claramente que el morder no tendrá como resultado más atención (Crédito: Szefei /Shutterstock.com)

2. Sugiera como es que su hijo podría manejar la situación que esta desencadenando la necesidad de morder.  Por ejemplo:  Marcus, tu puedes decirle a Ana: “Estas muy cerca de mí. No me gusta cuando me tocan el pelo” Si usted piensa que su hijo podría estar mordiendo debido a una necesidad de estimulación oral, ofrézcale algo para morder que sea seguro – una galleta, trozos de zanahoria o un mordedor. 

3. Sugiera formas de Compartir. Utilice un cronometro de cocina para dar al niño un recordatorio visual de cuánto tiempo se puede jugar con cada juguete en particular. En un entorno de cuidado infantil en grupo, es importante asegurarse que hay más de uno de los juguetes más populares. Compartir es uno de los detonantes principales para mordeduras. 

.

4. Leer libros acerca de mordeduras también puede ser de utilidad. Mientras lee, pregunte a su hijo como se sienten cada uno de los personajes. Si tiene un niño un poco mayor, usted puede pedirle que sea él quien “lea” el libro a usted, diciéndole lo que está pasando en los dibujos. Algunos títulos que recomendamos son

¿Qué hacer cuando mi niño muerde?

Primero, mantenga sus propios sentimientos bajo control. Cuando un niño muerde, puede sentirse frustrado, enfurecido, molesto, avergonzado y / o preocupado. Todos estos sentimientos son normales, pero responder cuando estás en un estado emocional intenso generalmente no es una buena idea. Así que cálmese antes de responder: cuente hasta 10, respire profundo o haga lo que sea que funcione para usted.



Identificar los tipos de situaciones que a menudo conducen a morder le ayudará a encontrar la mejor manera de evitarlo. (Crédito: Issarapong Srirungpanich / Shutterstock.com

Con una voz firme y práctica (pero sin enojo ni gritos), diga: No muerdas. Morder duele. Comente cómo se siente el otro niño: Mira, Madison está llorando. Ella está llorando porque la mordiste. Morder duele. El mensaje debe ser breve, simple y claro.

Luego, dirija su atención al niño que fue mordido. A menudo, cuando un niño muerde, los adultos le prestan mucha atención. Esta suele ser una atención negativa, que se considera como reforzadora y, en realidad, puede provocar que el comportamiento de morder continúe, lejos de detenerlo. Cuando los padres cambian su enfoque y energía hacia el niño que fue mordido, comunican claramente que morder no genera más atención. Mostrar preocupación y simpatía por el niño que fue mordido también enseña empatía.

Recuerde, aprender un nuevo comportamiento lleva tiempo.

Si su hijo puede expresarse verbalmente y es capaz de hablar sobre sus experiencias, regrese y hable con él sobre las diferentes estrategias que puede usar la próxima vez, en lugar de morder: Si Tyler agarra tu peluche y no lo suelta, puedes decir: “Tyler, ese es mi juguete. Dámelo". Si él no te lo da, puedes venir conmigo para que te ayude. O: Cuando quieras jugar, puedes decir: ¿Quieres jugar conmigo? Entonces tu amigo sabe que estás listo para jugar

Ayude a los niños a salir adelante.  Pregunte: ¿Que te gustaría jugar ahora? Brindarles ideas de actividades podría ser de utilidad: quieres jugar con plastilina, dibujar, o jugar con agua y arena, eso les permitirá liberar su energía de manera constructiva y les ayudará a relajarse.  No se deberá hacer que jueguen el niño que mordió y el que fue mordido, a menos que ellos así lo quieran.

Recuerde, toma tiempo aprender nuevos comportamientos.  Es factible que su pequeño vuelva a morder de nuevo, así que continúe observándolo de cerca mientras juega.  También es de mucha ayuda utilizar las mismas palabras (No muerdas, las mordidas lastiman) tan consistentemente como sea posible para enfatizar el mensaje. 



Estrategias para Respuestas Basadas en el Desarrollo de su Hijo.

1. Apoye la Comunicación y las Habilidades de Lenguaje

Si usted piensa que su hijo esta utilizado la estrategia de morder como un sustituto por no tener las habilidades de lenguaje para expresarse, entonces usted puede: 

  • Ponga en palabras lo que usted cree que el niño podría estar pensando: ¿Tanya, quieres una vuelta en el triciclo? Puedes preguntar a Henry, “¿Puedo dar una vuelta ahora?”

  • Ayude a su hijo a expresar sus sentimientos de manera apropiada. Si su hijo se encuentra realmente muy enojado, usted puede decir: ¡Max, estas muy enojado! Estas mucho muy enojado. Entonces usted puede sugerir como lidiar con esos sentimientos: Bien podría ser haciendo caras de león enojado gruñendo, destrozando periódicos, golpeando los cojines del sillón, golpeando un tambor o dando de brincos –cualquier estrategia que usted considere aceptable. 

  • Brinde reforzamiento a su hijo cuando utilice palabras para expresar sus sentimientos: ¡Muy bien! Me pediste un turno para hacer burbujas en vez de arrebatármelas. Aquí tienes.

  • Brinde a su hijo elecciones apropiadas para su edad, por ejemplo, acerca de que ponerse o con que jugar. El dar elecciones a los niños les da un sentido de control y a la vez podría reducir el morder.

  • Considere una evaluación de lenguaje y dicción si usted piensa que las habilidades verbales de su hijo podrían estar retrasadas.

2. Ayude a su Hijo a Lidiar con la sensación de Agobio

Si su hijo se agobia fácilmente con luces, sonidos o actividades, usted puede:

  • Mantener apagadas la radio y la televisión o a volumen bajo.

  • Evitar las grandes multitudes y entornos repletos de actividades como ir al centro comercial o al área de juegos en una mañana soleada de domingo

  • Agendar actividades con mucho estimulo sensorial (compra de ropa, visitas al médico o al dentista) a la “mejor” hora para su hijo, cuando haya comido y este bien descansado.

  • Hablar con los demás cuidadores de su hijo acerca de la dificultad que le representa el tener demasiados estímulos sensoriales. Generen una tormenta de ideas acerca de diferentes formas de reducir la estimulación en los otros entornos donde proporcionan cuidado a su hijo.

  • Proporcionar a su hijo un abrazo firme de “cuando usted sienta que el niño esta estresado y fuera de control y tal vez a punto de morder. Esto puede ayudar a que el niño no se sienta “disperso” lo cual puede ser muy reconfortante.

  • Preparar un espacio “acogedor” dentro de su hogar con cojines, libros y otros juguetes silenciosos como animales de peluche, o utilice una tienda de campaña para jugar como un espacio seguro para tomar un descanso. Explique al niño que este es un lugar al cual puede acudir si tiene deseos de estar solo o si se siente fuera de control y necesita desacelerarse. Asegúrese que también haya un “espacio acogedor” en los otros sitios donde cuidan a su hijo. 

3. Explíqueles los Efectos de sus Acciones

Si su hijo está experimentando ver qué sucede cuando muerde, usted puede:

  • Proveer retroalimentación no emocional, firme e inmediata, (de la mejor manera posible) (No muerdas. Las mordidas duelen). Deje de poner atención a su hijo y póngala en el niño que recibió la mordida.

  • Ayude a su hijo a entender acerca de causa y efecto: Mordiste a Macy y ahora está llorando. Cuando muerdes a tus amigos les duele. Nunca está bien morder.

4. Brinde Oportunidades para Jugar Activamente

Si su hijo necesita juegos más activos, usted puede:

  • Destinar tiempo todos los días para estar activo. Salga a caminar después del desayuno. Encienda música cuando este cocinando la cena y haga que su hijo baile con usted.

  • Hablar con los demás cuidadores de su hijo para asegurarse que haya juego activo en su rutina diaria. Los niños que muerden no se les debe castigar privándolos del recreo. Esto podría empeorar el problema. 

  • Incorpore actividades en las rutinas diarias de su hijo—por ejemplo, hacer 10 saltos de tijera antes del almuerzo o hacer estiramientos antes de ir a dormir.

5. Como manejar los Problemas para Dormir

Si su hijo se encuentra extremadamente cansado, usted puede:

  • Intentar cambiar la hora de ir a dormir de manera incremental 30 a 60 minutos antes por varias semanas.

  • Establecer un horario para siestas o, si su hijo no duerme, “periodos de quietud” cuando está en su cama o cuna con un libro y escuchando música suave.

  • Evitar tener citas para jugar o u otras actividades potencialmente estresantes en los días cuando está muy cansado.

  • Avisar a los demás cuidadores cuando su hijo no haya dormido o este cansado para que alguien esté a su lado lo más posible, para reducir la posibilidad de algún incidente que involucre morder

6. Apoye una Dentición Sana

Si su hijo está en la etapa de dentición, usted puede:

  • Ofrecerle un mordedor o un paño frio para que lo muerda.

  • Hable con los cuidadores de su hijo para asegurarse que entiendan que está en la etapa de dentición y para que identifiquen mordedores apropiados en el salón de clase. 

7. Proporcione Estimulación Oral

Si su hijo tiene la necesidad de estimulación oral:

  • Ofrézcale colaciones (saludables) crujientes en intervalos regulares durante el día. Investigaciones han demostrado que esta intervención puede reducir en gran medida los incidentes que incitan a morder.

Cuando Buscar Ayuda

Aunque el morder es un comportamiento bastante común, generalmente cesa a la edad de 3 a 3 ½. Si a medida que pasa el tiempo, su pequeño continúa mordiendo o el número de mordidas aumenta en vez de disminuir, probablemente sería una buena idea que un especialista en desarrollo evalué a su hijo. 

Este especialista le puede ayudar a identificar la razón por la cual el niño muerde y al mismo tiempo desarrollar una estrategia para atender este comportamiento. Recuerde que no hay arreglo rápido. A través del tiempo y mediante ayuda, su hijo dejará de morder y utilizará formas más apropiadas para expresar sus necesidades.

Estrategias que definitivamente NO FUNCIONAN para detener el hábito de morder:

Avergonzar o castigar duramente al pequeño no reducen el hábito de morder, pero si aumentan el miedo y la preocupación de su hijo – lo cual podría incrementar los incidentes relacionados con morder. Respuestas agresivas como estas no enseñan a los niños las habilidades sociales que ellos necesitan para poder lidiar con las situaciones que provocan el que ellos muerdan. 

Morder a su hijo, tal y como algunos podrían sugerir, no es una respuesta útil. No hay investigaciones que demuestren que este comportamiento reduzca las mordeduras. Sin embargo, le enseña a su hijo que está bien morder a las personas cuando uno está molesto. Tenga en cuenta que las mordeduras humanas pueden ser peligrosas, y morder constituye abuso infantil. Esta no es una respuesta apropiada a las mordeduras de niños pequeños




https://www.zerotothree.org/resources/232-toddlers-and-biting-finding-the-right-response#topics



Racheal AtnipComment